“La Zona Arqueológica de Copalita que fue un asentamiento prehispánico perteneciente a la cultura mixteca, una fue una sociedad que se construyó bajo el yugo de los señoríos del Istmo de Tehuantepec. Es un área de interacción de las culturas mixteca y zapoteca, con objetos que provienen de zonas del Golfo de México y Centroamérica”, especificó el arqueólogo Enrique Fernández Dávila, director del Instituto Nacional de  Antropología e Historia de Oaxaca.

Los vestigios en esta zona fueron encontrados, en una zona ubicada en la desembocadura del Río Copalita, a 10 kilómetros al oriente de la bahía de Santa Cruz en Huatulco.

En la inspección del INAH, se registró un juego de pelota tardío, del año 200 d.C que mide unos 24 metros de longitud, y en la parte norte de éste, una piedra grabada, de la que el arqueólogo Dávila supone, indica una fecha a partir de numerables inscritos en relieve.

Bernardo Sada, el delegado de FONATUR  asegura que los mixtecos jugaban en las ruinas de la cancha para juego de pelota con los lados de los pies y los codos, a diferencia de otras culturas de las que se sabe que lo practicaban con la cadera.