El estado de Oaxaca, es calificado por la revista Arqueología Mexicana, que tiene la finalidad de apoyar la difusión de la cultura en México, como una de las regiones mesoamericanas de mayor profundidad histórica, con aproximadamente 3000 años, que albergó a dos de las más importantes tradiciones culturales de Mesoamérica, por su longevidad y alcance de sus aportaciones: la mixteca y la zapoteca.

A nivel nacional, Bahías de Huatulco tiene una importancia histórica, ecológica y cultural, de hechos que narran su desarrollo desde los años 600 a.C., según lo publicado por Adrián Ramírez González en la revista Ciencia y Mar número 9 de 2005 en su artículo ‘Las bahías de Huatulco, Oaxaca, México: ensayo geográfico-ecológico’, es ubicada como una época predominada por el señorío de los mixtecas, por lo que esta región de la Bocana de Copalita pudo ser el lindero de esta cultura reinante en Tututepec. Copalita cuenta con obras de carga cultural perteneciente a los antepasados mixtecas.

Este asentamiento prehispánico tiene un juego de pelota tardío, del año 200 d.C., fue una sociedad que se construyó bajo el yugo de los señoríos del Istmo de Tehuantepec. Es un área de interacción de las culturas mixteca y zapoteca, con cosas que provienen de zonas del Golfo de México y Centroamérica.

 La riqueza cultural de este sitio que fue recientemente inaugurado y los demás que se  encuentran a lo largo del país  deben llegar a los estudiantes de las primarias, para que sea apreciada y valorada, ya que últimamente los jóvenes pierden el interés sobre estos temas y se va olvidando del respeto y valor que estos sitios merecen.